Bien agestado, bien mirado.


Bien agestado, bien mirado.
Alaba la belleza física, que en algunos asuntos, a veces, resulta decisiva. Lo decía, en verso, Pérez de Montalbán: «Que siempre ha sido la cara / fiscal de las intenciones.» Por su parte, la reina Isabel de Castilla recordaba a menudo: «El hombre de buena cara lleva consigo carta de recomendación para cualquier cosa que emprendiere.».

Diccionario de dichos y refranes. 2000.


Compartir el artículo y extractos

Link directo
Do a right-click on the link above
and select “Copy Link”

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.